Lentes trifocales – información

¿Qué son las lentes trifocales?

Las lentes trifocales, al igual que las bifocales, ayudan a compensar los problemas de visión de las personas que tienen dos defectos de refracción. Estos defectos suelen ser la miopía congénita y la presbicia relacionada con la edad. Gracias a unas gafas con lentes trifocales no es necesario llevar encima unas gafas para leer y otras para ver de lejos. Con un único par de gafas trifocales se pueden corregir esos dos defectos de visión sin la necesidad de tener que ir armado con varios pares de gafas.

Las lentes trifocales se diferencian de las bifocales en que las primeras incluyen tres zonas diferenciadas de visión. Una zona para la vista de cerca, una para la vista de lejos y una para la visión intermedia.
Lentes trifocales

Lentes multifocales

Al igual que las bifocales, las lentes trifocales se incluyen dentro de las llamadas multifocales. Pero mientras las lentes bifocales serían el primer paso dentro de las multifocales, las lentes trifocales serían el siguiente escalón dentro de la evolución hacia las lentes progresivas. Añadiendo a las clásicas bifocales una zona de visión intermedia en la parte central de la lente.

Hoy en día, tanto las lentes bifocales como las bifocales tienden a ser substituidas por las lentes progresivas por la mayor comodidad que estas ofrecen para los usuarios de gafas.

¿Cómo funcionan las lentes trifocales?

La lente trifocal se compone de tres zonas con diferentes potencias de refracción. Incrustadas en la “lente principal”, con la que se corrige la ametropía congénita, existen otras dos zonas más pequeñas. Una optimizada para la vista de cerca y otra para la visión a distancias intermedias. Debido a que las tres zonas tienen curvaturas y potencias de refracción diferentes, se crean líneas divisorias que son fácilmente identificables en la lente.

Estos bordes resultan maolestos para muchas personas. Por lo que hoy en día se tiende al uso de las lents progresivas, en donde las transiciones de una zona a otra se realizan de forma mucho más fluida.

 

Problemas con las lentes trifocales

Como con todas las lentes multifocales, con las lentes trifocales también se pueden experimentar molestias. Especialmente en la fase de acomodación a unas nuevas gafas. El cambio entre las diferentes zonas de visión siempre implica un pequeño esfuerzo extra realizado por el ojo. En el período de aclimatación a las gafas bifocales es importante no tratar de forzar la vista y realizar cambios poco naturales en busca de una rápida acomodación.

Entre los problemas que se pueden experimentar están la visión borrosa por aclimatación, ojos llorosos o dolores de cabeza bifocales también pueden causar problemas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies