Gafas progresivas

Gafas progresivas – ¿Qué son las lentes progresivas?

Las lentes progresivas son lentes que, a diferencia de las lentes monofocales,  permiten tener varias zonas optimizadas de visión en una misma lente. Es decir, permiten tener varias graduaciones en una misma lente. Las lentes progresivas pertenecen al grupo de las lentes multifocales. Siendo las lentes progresivas las que ofrecen una tecnología mucho más avanzadas dentro de este tipo de lentes.

Las gafas con lentes progresivas son especialmente útiles para las personas que tienen conjuntamente miopía y presbicia. Con unas gafas progresivas se pueden compensar estas dos ametropías ofreciendo diferentes zonas optimizadas de visión y permitiendo una transición fluida entre ellas, a diferencia de lo que ocurre con las lentes bifocales y trifocales. Con unas gafas con lentes progresivas se podrán desarrollar de manera cómoda actividades que requieran de la visión de cerca y la de lejos sin tener que andar cambiando de gafas.

En muchas ocasiones la gente se refiere a las lentes progresivas con el nombre de varilux o lentes varilux. Esto viene motivado porque el primer modelo de lentes progresivas se comercializó a finales de la década de los cincuente bajo el nombre de varilux.



¿Cómo funcionan las gafas progresivas?

Las gafas progresivas son algo similar a una unión entre unas gafas de lectura y unas gafas monofocales para corregir la miopía. Por medio de un avanzado proceso de fabricación se obtienen unas lentes con diferentes zonas optimizadas de visión en donde los cambios se realizan de manera progresiva. Así que podemos decir que, las gafas progresivas son como una conjunción entre las gafas de lectura y las gafas para la miopía en donde existe también un pasillo pensado para las otras distancias intermedias.

Una lente progresiva se divide en tres zonas diferenciadas:

  • una zona superior para la corrección de la visión a distancias lejanas
  • una parte inferior para la visión a cortas distancias
  • una zona para las distancias intermedias que funciona como una zona de progresión entre las de visión de cerca y de lejos

Gafas progresivas

Las lentes progresivas pueden ser utilizadas para estar frente a la pantalla de un ordenador manteniendo las distancias oportunas. Aunque para un trabajo a diario con pantallas es recomendable recurrir a unas gafas para trabajar con ordenadores.

 

¿Por qué usar unas lentes progresivas?

Con el paso del tiempo la visión de cerca deja de ser clara. Esto ocurre porque el cristalino del ojo va perdiendo flexibilidad. Esto se traduce en una reducción de la capacidad de acomodación del ojo. Este defecto refractivo se llama presbicia o vista cansada. Es un proceso natural que afecta a todo el mundo. Suele comenzar en torno a los 45 años y va aumentando con la edad hasta estabilizarse en torno a los 55-60 años.

Las personas con presbicia pueden recurrir a unas gafas monofocales para compensar ese defecto de refracción y poder ver de cerca con claridad. Pero en el caso de la existencia de un defecto de refracción previo, como por ejemplo la miopía, habría que pensar en una solución para cada defecto o en una solución conjunta. Las lentes multifocales ofrecen una solución para varias distancias, mientras las monofocales están graduadas para una única distancia. Es decir, una persona con presbicia y astigmatismo podría disponer de dos pares de gafas, unas graduada para la presbicia y otras para la miopía, o decidirse por unas gafas con lentes multifocales con graduación para varias distancias. Dentro de las multifocales, las lentes progresivas se presentan como la mejor opción para tener varias graduaciones en unas mismas gafas.

Ventajas de las gafas progresivas

  • Las gafas con lentes progresivas ofrecen una transición mucho más cómoda y suave entre las diferentes zonas de visión que la que ofrecen las gafas bifocales y trifocales.
  • Las gafas progresivas permiten la visión a distancias intermedias. Algo que las gafas monofocales o bifocales no hacen.
  • Los gafas progresivas son discretas y tienen ciertas ventajas estéticas frente otro tipo de gafas.
  • Las gafas progresivas son ideales para el trabajo de cara al público, en oficina, para leer, para consultar información o chatear usando un smartphone al mismo tiempo que se ve la televisión, para conducir…

Si no se tiene graduación de lejos y únicamente se necesitan unas gafas para leer o ver de cerca, las gafas progresivas pueden ser también una muy buena opción en algunos casos. Ya que también permiten ver a distancias intermedias sin tener que quitarse las gafas./p>

Desventajas de las gafas progresivas

Antes de comprar unas gafas con cristales progresivos es importante tener en cuenta una posible serie de limitaciones. Estos son los más frecuentes:

  • Al llevar varias graduaciones en una misma lente es importante mirar de forma correcta por la zona enfocada a cada distancia. Pese a que esto puede parecer complicado se realiza de una manera muy natural. Ya que el ojo, de forma natural, tiende a mirar para abajo cuando se mira de cerca y hacia arriba cuando se mira de lejos.
  • El campo de visión lateral está algo más reducido respecto a las gafas monofocales. Si se mira de forma lateral se verá algo borroso. Con los cristales progresivos es necesario girar la cabeza más veces para ver de forma lateral.
  • Existen problemas cuando se quiere mirar hacia el suelo, bordillos, escaleras…. Ya que la zona de abajo de la lente está destinada para ver de cerca. Será necesario bajar la cabeza para enfocar de forma correcta y no ver borroso.
  • Las lentes progresivas suelen necesitar de un periodo para acostumbrarse algo mayor que el de las monofocales. Habituarse puede costar un poco más, pero suele hacerse sin ningún problema y de forma bastante natural.
  • La estimación de distancias puede ser algo difícil durante el período de ajuste.
  • Las gafas con cristales progresivos son generalmente más caras que las monofocales o las bifocales.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar unas gafas progresivas?

Al igual que con cualquier otro tipo de gafas, antes de comprar unas gafas progresivas hay que tener en cuenta una serie de aspectos. Antes de nada, es preciso contar con una graduación exacta y reciente para comprar lentes progresivas optimizadas para nuestra prescripción. También es preciso asesorarse en el aspecto estético y técnico para la elección de las monturas. No todas las monturas valen para llevar cristales progresivos. Por lo tanto tendremos que asegurarnos de seleccionar una montura teniendo en cuenta ese aspecto. También es muy importante comprar cristales que lleven un tratamiento antireflejante para mejorar la calidad de la visión.

¿Cuánto cuestan unas gafas con lentes progresivas?

Las lentes progresivas son, por regla general, más caras que las monofocales. El precio de las monturas es básicamente el mismo que el de unas gafas monofocales. Pero el proceso de fabricación de los cristales progresivos hace que el precio se encarezca. En la actualidad casi todas las ópticas cuentan con promociones ventajosas para la compra de gafas progresivas. Pero aún así, podemos decir que el precio de unas lentes progresivas comienza entre los 100 y los 200 euros. Encareciéndose aún más si se quiere algún tratamiento especial en los cristales.

Las gafas progresivas no son baratas, pero es importante saber que si se quiere comprar un producto de calidad hay que pagar por el.

Podemos diferencias entre tres tipos de cristales progresivos según la calidad y el nivel de personalización de las lentes:

  • lente progresiva básica: Los campos de visión de cerca y de lejos son más limitados. Son progresivos con un precio bastante económico. Normalmente los diseños son anticuados, pero permiten una calidad visual aceptable. Son una alternativa a las monofocales para la gente que no puede pagar por unas lentes mejores.
  • lente progresiva standard: Los campos de visión son amplios y proporcionan una buena comodidad visual. Son lentes de última generación que dan un buen resultado. Aunque su adaptación no llega al nivel de las lentes personalizadas.
  • lente progresiva personalizada (free form): Con ellas se tienen campos de visión máximos. Son lentes progresivas para los que buscan un nivel máximo de calidad y comodidad en la visión. Se diseñan a medida teniendo en cuenta la graduación, la montura y las características de la visión de cada persona.

Tipos de lentes monofocales
La mejor lente progresiva será siempre la más adecuada para cada caso. No es el mismo el caso de una persona que necesite unas lentes progresivas de forma ocasional a lo largo del día que el caso de la persona que las necesita durante todo el día. Según cada caso, habrá que valorar el tipo de lente progresiva más adecuada.

¿Comprar en una óptica tradicional o un una óptica online?

Las lentes progresivas están disponibles prácticamente en cualquier óptica, ya sea una tienda física o una óptica online. Si analizamos los precios de los diferentes tipos de óptica podemos concluir que los precios son más baratos en una óptica online. En las tiendas físicas se manejan precios de en torno a los 500 euros para unas buenas gafas progresivas. Esto contrasta con los precios de entre 200 y 300 euros que manejan las ópticas online para unas buenas lentes progresivas. Esta diferencia de precios viene dada por el ahorro de costos en ocupación y personal que vienen asociados a los negocios online.

Pese a que los precios de las ópticas online son mucho más baratos, para la compra de unas primeras lentes progresivas es recomendable acercarse a una óptica profesional cerca de casa.

Estos son algunos de los vendedores online que ofrecen gafas progresivas:

Problemas de aclimatación

A diferencia de las gafas monofocales, las gafas progresivas precisan de un mayor periodo de aclimatación para acostumbrarse a ellas. Esto se debe a que las lentes cuentan con diferentes zonas de visión a las que uno debe acostumbrarse. Normalmente esta aclimatación se realiza de una manera bastante natural sin demasiadas complicaciones. Bastará con unos pocos días para estar completamente familiarizado con el uso de las gafas con lentes progresivas.

Durante la fase de aclimatación es bueno tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Practicar con los cambios de visión de cerca y de lejos alternando diferentes actividades a la vez como leer y ver la televisión.
  • Acostumbrarse a no mirar de reojo e intentar mover siempre en conjunción ojos y cabeza.
  • Tener especial cuidado a la hora de mirar al suelo o subir o bajar escaleras. En esos casos habrá que bajar la cabeza y mirar con la parte superior de las lentes.
  • Es importante tener las gafas bien centradas. Ya que únicamente con unas gafas progresivas bien centradas en la nariz podremos tener claras las diferentes zonas visuales.
  • Ser paciente durante los tres o cuatro primeros días. Es importante no desistir y dejar las gafas metidas en un cajón para olvidarse de ellas, ya que cada vez costará más empezar.

Después del periodo de aclimatación a las nuevas lentes, se podrá disfrutar de la comodidad de usar el mismo par de gafas para todo. ¿Quién necesita ahora andar con dos pares de gafas encima? Con unas gafas progresivas podremos leer y ver la televisión sin cambiar de gafas.

Alternativas a las gafas progresivas

Puede que algunas personas consideren que las lentes progresivas son demasiado caras o que el engorroso periodo de aclimatación no merece la pena. Para esas personas existe la alternativa de recurrir a unas gafas bifocales o trifocales.

La gran diferencia de este tipo de lentes frente a las progresivas reside en que las bifocales y trifocales cuentan con zonas de visión claramente diferenciadas. Las lentes bifocales y trifocales se fabrican mediante la unión, mediante incrustación, de dos lentes diferentes en una sola. Por ello, los cambios entre zonas son bruscos y no se realizan de manera progresiva. La fabricación de estas lentes es más sencilla que la de las progresivas. Por ello, su precio es más económico. Esto puede ser un incentivo para las personas a las que las lentes progresivas les parecen caras.

Para las personas que trabajen o utilicen pantallas digitales, la empresa óptica Zeiss ofrece las llamadas gafas digitales. Estas gafas cuentan con unas lentes especialmente indicadas para el uso con dispositivos digitales como pueden ser smartphones, tablets, pantallas de ordenador…

Como alternativa a las gafas también se puede recurrir a las lentes de contacto progresivas. El funcionamiento es esencialmente el mismo que con las gafas. Siendo la única diferencia la de que las lentillas se situan directamente sobre la córnea del ojo.

Fabricantes de lentes progresivas

Entre los fabricantes más conocidos de lentes progresivas se encuentran empresas como Zeiss, Rodenstock, Essilor, Rupp + Hubrach, Hoya y Stratemeyer.

La fabricación de lentes progresivas está sujeta a la DIN EN ISO 8980



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies