Gafas progresivas – ¿Qué son?

Gafas progresivas – ¿Cómo funcionan?

Las gafas progresivas son gafas con lentes multifocales cuya graduación varía de modo progresivo. Las gafas progresivas  permiten corregir varios defectos de visión con el uso de unas únicas gafas.  La principal diferencia con las lentes monofocales reside en el establecimiento de varias zonas de visión, graduaciones, en una misma lente. Con unas gafas progresivas se compensa simultáneamente la miopía y la presbicia, ofreciendo también una buena visión a distancias intermedias. A diferencia de las demás gafas multifocales,  la transición entre zonas de visión se realizan de manera fluida, sin saltos o cortes entre zonas. Una forma mucho más natural y cómoda de afrontar la visión a diferentes distancias.
Los lentes progresivas son sistemas complejos y, por lo tanto, también son técnicamente complejas de fabricar. Para ser capaz de ofrecer una buena visión a corta distancia se requiere un aumento de potencia (dioptrías) en la parte inferior de la lente, la destinada a la vista de cerca. Esto se traduce en que la lente de las progresivas está más curvada en su zona inferior. La parte superior de la lente se utiliza para ver de lejos y la sección intermedia entre las dos zonas de visión se denomina zona de progresión o pasillo. Este pasillo ofrece una visión clara a distancias intermedias.
Gafas progresivas

¿Para quién son útiles las lentes progresivas?

Una persona miope que tiene en torno a 40 años y que está también afectado por la presbicia encontrará en unas gafas con lentes progresivas una solución perfecta para compensar sus defectos de visión. Las gafas progresivas son ideales para compensar los defectos de refracción y ofrecer una buena visión en cualquier situación de la vida cotidiana. De otro modo, la solución sería compensar cada defecto de refracción por separado y contar con dos juegos de gafas monofocales. Unas para la visión de cerca y otras para la visión de lejos. Estos dos juegos de gafas se irían intercambiando en el rostro según la necesidad de cada momento.

Por regla general, las lentes progresivas son adecuadas para corregir todos los defectos de refracción. Aunque existen algunas excepciones que dependerán de las actividades desempeñadas por cada persona. Personas que desempeñen profesiones en donde se necesite dibujar o trazar líneas no encontrarán en las gafas progresivas una buena solución. Ya que este tipo de gafas puede conducir a distorsiones leves de la visión. Así que dibujantes, artistas gráficos, diseñadores, arquitectos… deben evitar las lentes progresivas mientras realicen su trabajo.

¿Lentes progresivas y ordenadores?

Las personas que trabajan en una oficina o despacho moviendo su vista de la pantalla de un ordenador a un documento en la mesa y de la mesa al teclado quizás no encuentren su mejor opción en unas gafas progresivas. La pantalla del ordenador suele encontrarse, por lo general, a unos 70 o 90 cm de distancia de los ojos. Esta zona de visión está un poco limitada en las lentes progresivas. Por lo tanto la mejor opción para estos casos son las lentes ocupacionales (poner enlace). Las gafas con lentes ocupacionales ofrecen una optimización para las zonas de visión de cerca e intermedias. Son ideales para el trabajo en oficina dado una mayor comodidad y evitando malas posiciones de cuello, cabeza y espalda.

Gafas ocupacionales

¿Gafas progresivas para sol y deportes?

Ya sea para correr, jugar al golf, ciclismo de montaña o cualquier otro tipo de actividad deportiva, los deportistas pueden encontrar importantes beneficios en el uso de lentes progresivas. Si la graduación se encuentra entre el intervalo que va de las -4,0 dioptrías a las +4,0 dioptrías las gafas deportivas pueden usarse con lentes progresivas.

Para protegerse de los rayos del sol existen las lentes progresivas tintadas. Los costes son superiores a los de las gafas de sol graduadas y a los de las gafas progresivas.

Lentes progresivas y su calidad de visión

La primera lente progresiva se desarrolló en Francia 1959 por la empresa Varilux. De ahí que a las lentes progresivas se les siga llamando lentes variux o lentes progresivas varilux. Desde entonces los procesos de fabricación y las tecnologías de estas lentes han ido evolucionando hasta poder ofrecer grandes avances.

Existe una regla común a todas las lentes progresivas, los bordes de las lentes muestran una zona difusa que no es apta para la visión. Es en esta zona donde se pueden comprobar los niveles de calidad de cada tipo de lente progresiva. La regla de oro dice que cuanto mayor es la calidad de la lente, menor es la zona difusa y mayor es el rango de visión que ofrece la lente.

Hoy en día se puede diferencias entre tres tipos de lentes progresivas:

  • lente progresiva básica: Los campos de visión de cerca y de lejos son más limitados. Son progresivos con un precio bastante económico. Normalmente los diseños son anticuados, pero permiten una calidad visual aceptable. Son una alternativa a las monofocales para la gente que no puede pagar por unas lentes mejores.
  • lente progresiva standard: Los campos de visión son amplios y proporcionan una buena comodidad visual. Son lentes de última generación que dan un buen resultado. Aunque su adaptación no llega al nivel de las lentes personalizadas.
  • lente progresiva personalizada (free form): Con ellas se tienen campos de visión máximos. Son lentes progresivas para los que buscan un nivel máximo de calidad y comodidad en la visión. Se diseñan a medida teniendo en cuenta la graduación, la montura y las características de la visión de cada persona.

Tipos de lentes monofocales

¿Problemas con las lentes progresivas?

Antes de comprar unas gafas con lentes progresivas es importante tener en cuenta una posible serie de limitaciones. Estos son los más frecuentes:

  • Al llevar varias graduaciones en una misma lente es importante mirar de forma correcta por la zona enfocada a cada distancia. Pese a que esto puede parecer complicado se realiza de una manera muy natural. Ya que el ojo, de forma natural, tiende a mirar para abajo cuando se mira de cerca y hacia arriba cuando se mira de lejos.
  • El campo de visión lateral está algo más reducido respecto a las gafas monofocales. Si se mira de forma lateral se verá algo borroso. Con los cristales progresivos es necesario girar la cabeza para ver de forma lateral.
  • Existen problemas cuando se quiere mirar hacia el suelo, bordillos, escaleras…. Ya que la zona de abajo de la lente está destinada para ver de cerca. Será necesario bajar la cabeza para enfocar de forma correcta y no ver borroso.
  • Las lentes progresivas suelen necesitar de un periodo de adaptación un poco mayor que el de las monofocales. Habituarse puede costar un poco más, pero suele hacerse sin ningún problema y de forma bastante natural en unos pocos días.
  • La estimación de distancias puede ser algo difícil durante el período de ajuste.

¿Cuánto cuestan unas lentes progresivas?

La producción de las lentes progresivas es mucho más compleja que las lentes monofocales. Esto explica que el precio de estas lentes sea significativamente mayor. Unas buenas lentes progresivas pueden costar en torno a los 200 euros. Si se requiere algún tipo de lente especial este precio subirá de manera progresiva. Las lentes progresivas de muy alta calidad pueden costar en torno a los 1200 euros. Pero hay que tener muy claro que es una inversión en salud visual que nos puede acompañar durante toda la vida. En comparación con otros objetos de la vida cotidiana, no es una inversión tan grande.

¿Comprar en una óptica tradicional o un una óptica online?

Las lentes progresivas están disponibles prácticamente en cualquier óptica, ya sea una tienda física o una óptica online. Si analizamos los precios de los diferentes tipos de óptica podemos concluir que los precios son más baratos en una óptica online. En las tiendas físicas se manejan precios de en torno a los 500 euros para unas buenas gafas progresivas. Esto contrasta con los precios de entre 200 y 300 euros que manejan las ópticas online para unas buenas lentes progresivas. Esta diferencia de precios viene dada por el ahorro de costos en ocupación y personal que vienen asociados a los negocios online.

Pese a que los precios de las ópticas online son mucho más baratos, para la compra de unas primeras lentes progresivas es recomendable acercarse a una óptica profesional cerca de casa.

Estos son algunos de los vendedores online que ofrecen gafas progresivas:

Alternativas a las lentes progresivas

Puede que muchas personas consideren que las lentes progresivas son demasiado caras o que el engorroso periodo de aclimatación no merece la pena. Para esas personas existe la alternativa de recurrir a unas gafas bifocales o trifocales.

La gran diferencia de este tipo de lentes frente a las progresivas reside en que las bifocales y trifocales cuentan con zonas de visión claramente diferenciadas. Las lentes bifocales y trifocales se fabrican mediante la unión, incrustación, de dos lentes diferentes en una sola. Por ello, los cambios entre zonas son bruscos y no se realizan de manera progresiva. La fabricación de estas lentes es más sencilla que la de las progresivas. Por ello, su precio es más económico. Esto puede ser un incentivo para las personas a las que las lentes progresivas les parecen caras.

Para las personas que trabajen o utilicen pantallas digitales, la empresa óptica Zeiss ofrece las llamadas gafas digitales. Estas gafas cuentan con unas lentes especialmente indicadas para el uso con dispositivos digitales como pueden ser smartphones, tablets, pantallas de ordenador…

Como alternativa a las gafas también se puede recurrir a las lentes de contacto progresivas. El funcionamiento es esencialmente el mismo que con las gafas. Siendo la única diferencia la de que las lentillas se situan directamente sobre la córnea del ojo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies