Gafas progresivas – precios e información

¿Por qué tanta diferencia en los precios de gafas progresivas?

Las gafas progresivas son una solución idónea para todas esas personas con miopía que ya han superado la barrera de los 40 años de edad y tienen también problemas de vista cansada, presbicia. Con las gafas con cristales progresivos se pueden compensar dos defectos de refracción, pero: ¿Cuánto pueden costar este tipo de lentes?

Revisando estudios se puede concluir que unas buenas gafas con lentes progresivas cuestan de media en torno a los 1000 euros. Aunque lo cierto es que esta media surge de la existencia un enorme margen de precios dependiendo de la calidad de las lentes y del lugar donde se compren las gafas. Los precios oscilan entre los 1400 euros que pueden costar unas gafas con cristales progresivos en una óptica tradicional y los 100 euros que se ofertan en algunas ópticas online. Como siempre, la mejor opción a la hora de comprar será saber compaginar calidad y precios ajustados. Teniendo en cuenta tanto que lo barato a veces sale caro como que lo caro no siempre va acorde a la calidad.



¿Cómo pueden ser tan diferentes los precios?

El precio de las lentes progresivas está relacionado con tres factores:

  • La calidad de las lentes progresivas
  • La montura de las gafas
  • El porcentaje del vendedor

La combinación y las variaciones de estos tres factores traen consigo una gran variedad de precios.

Las lentes progresivas

Existen diferencias considerables en los precios de las lentes debido a que las progresivas deben ajustarse a necesidades individuales. Las lentes deben adaptarse a las peculiaridades de cada ojo teniendo en cuenta la graduación, curvatura corneal, distancia pupilar… de cada persona. Para realizar esto, el óptico puede decantarse por dos opciones:

  • Puede fabricar la lente directamente
  • Puede pedir una lente previamente producida en Asia

No es difícil imaginar que la primera opción es ligeramente más cara que la segunda, aunque la calidad también es mayor. Los grandes fabricantes de lentes como Zeiss, Hoya o Essilor rondan precios de entre 200 y 300 euros por lente. Pero todas las lentes fabricadas siguen unos férreos controles que garantizan su calidad.

Las lentes prefabricadas realizadas en Asia tienen precios algo inferiores, entre 80 y 120 euros de media. Pero su calidad no se rige por los mismos estándares de calidad que los grandes fabricantes de lentes.

A la hora de pensar en el precio final de las lentes progresivas, hay que tener en cuenta también otra serie de sumplementos relacionados con añadidos. Tratamiento de endurecido, antirreflejante, índices reducidos, lentes fotocromáticas…Todos estos suplementos encarecen el precio de las lentes. Además, hay que tener en cuenta que todos estos precios anteriores han de ser multiplicados por dos, ya que es el número de cristales que las gafas llevan.

La montura de gafas

Por supuesto, la montura de las gafas es un coste añadido. Aquí el rango de precios es también muy grande. El material, la marca, el acabado… la conjunción de todos esos factores vuelve a diversificar enormemente precios. Dependerá de cada persona la elección de unas monturas u otras.

Hay materiales más caros que otros, el titanio es más caro que la pasta. Las monturas de marca aportan un valor añadido de calidad y diseño, pero también encarecen los precios. Algunas tiendas online ofrecen sus propias monturas, una alternativa mucho más barata y que suele repercutir en ahorros de unos 200 o 300 euros.

La comisión del vendedor

Por supuesto, el óptico ha de obtener un beneficio final de la venta. Para calcular esa comisión final se deberán valorar todos los gastos del servicio y luego, se obtendrá una cifra final que cubra todos los gastos y deje un margen de beneficio. En este apartado, las ópticas online cuentan con una ventaja frente a las ópticas tradicionales. El trabajar online les permite reducir en gran medida los gastos de servicio. Lo cual termina repercutiendo en el precio final, viéndose este muy reducido frente a los precios que manejan las tiendas físicas.

Desconfiar de precios muy baratos

No importa si se compra en una óptica física o en una tienda online: Es muy importante prestar atención al producto por el que se va a pagar. Las gafas son un producto relacionado con la salud, por lo tanto es primordial no jugársela. La calidad de vida se puede ver mermada cuando unas gafas no se ajustan a las necesidades. Es aconsejable apostar por unas gafas con lentes progresivas diseñadas de manera individualizada para ajustarse de la mejor manera a las necesidades del usuario.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies