Gafas progresivas – ¿Cómo funcionan?

Gafas progresivas

Se puede decir que las gafas progresivas son una conjunción entre unas gafas para ver de lejos y unas gafas para ver de cerca. Es decir, una unión entre las gafas para la miopía y las gafas para la presbicia. Una conjunción en donde las transiciones entre las diferentes zonas se realizan de manera más natural y progresiva gracias a la existencia de un pasillo de progresión.

Una lente progresiva se divide en tres zonas: una zona superior para la corrección de la visión a distancias lejanas, una parte inferior para la visión a cortas distancias y un pasillo para las distancias intermedias que funciona como una zona de progresión entre las de visión de cerca y de lejos.

A diferencia de las gafas monofocales, las gafas progresivas precisan de un mayor periodo de aclimatación para acostumbrarse a ellas. Esto se debe a que las lentes cuentan con diferentes zonas de visión a las que uno debe acostumbrarse. Normalmente esta aclimatación se realiza de una manera bastante natural sin demasiadas complicaciones. Bastará con unos pocos días para estar completamente familiarizado con el uso de las gafas con lentes progresivas. Una vez pasado este breve periodo, las gafas progresivas serán las mejores compañeras para una buena visión en todas las circunstancias.

Visitar también:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies