Córnea – partes del ojo

¿Qué es la córnea?

La córnea es es un tejido ocular que se encuentra en la parte anterior de nuestros ojos. Este tejido recubre el iris, la pupila y la cámara anterior, humor acuoso. Protegiendo de esta manera el iris y el cristalino. La córnea es completamente transparente y tiene una gran capacidad de refracción. Por ello, podemos considerarla como la primera lente de las que conforman el sistema dióptrico del ojo. Ya que junto al cristalino, tiene la función de enfocar las imágenes en la retina.

Estructura del ojo
Debido a esta condición de primera lente del sistema dióptrico del ojo, la córnea tiene una enorme importancia en la calidad de la visión. La falta de transparencia o una deformidad en la córnea puede provocar un mal enfoque en la retina.

La córnea es una estructura del ojo que permite el paso de la luz desde el exterior al interior del ojo y protege el iris y el cristalino. Posee propiedades ópticas de refracción y para garantizar su función debe ser transparente y es necesario que mantenga una curvatura adecuada.

Funciones de la córnea

Capas de la córnea
La córnea tiene básicamente dos importantes funciones:

  • Protección: La córnea actúa como una barrera protectora del ojo. Protegiéndolo de las partículas de polvo y los gérmenes. La córnea repele los elementos externos, pero facilita la entrada de la luz, ya que es transparante, para ser captada por las células fotosensibles. La córnea actúa junto a los párpados y las lágrimas en la protección frente a los agentes externos.
    El tejido corneal es muy fuerte y capaz de resistir un considerable nivel de fuerza antes de romperse en casos de traumatismos. Esto se debe a que su composición estructural esta formada por tejido conectivo colágeno.
  • Entrada de luz y enfoque: La córnea es la primera de las lentes que forman el sistema óptico del ojo. Su forma es curvada y una de sus principales funciones es permitir la transmisión de la luz y, mediante la refracción, ayudar enfocar en la retina. El poder refractivo de la córnea representa las dos terceras partes de la refracción total del ojo.

Estructura de la córnea

La córnea humana se compone de 6 capas diferentes:

  • Epitelio: Es la capa más externa de la córnea y conforma un 10% de su estructura total. El epitelio corneal está compuesto por 5 o 6 diferentes capas de células. Entre sus funciones de protección está la de protección frente a traumas externos, los fluidos y los microorganismos, al mismo tiempo que ejerce de estabilizador de las lagrimas por medio de microvellosidades.Sus funciones ópticas se centran en su transparencia y fuerte poder refractivo.
  • Membrana de Bowman: La membrana de Bowman es una pequeña capa de tejido transparente. Está compuesta por fibras de colágeno y su función es dar estabilidad a la córnea ayudándola a mantener su forma.
  • Estroma corneal: El estroma es la parte más fuerte de la cornea y constituye el 90% de su espesor. Está formado por fibras de colágeno que forman mallas paralelas a la superficie corneal que dan transparencia a la córnea.
  • Capa de Dua: Es una capa de la córnea humana cuya existencia se propuso en junio del 2013 mediante un artículo científico del investigador de la universidad de Nottingham Harminder Dua. Esta capa se encuentra situada entre el estroma y la membrana de Descemet. Es una capa muy resistente e impermeable al aire.
  • Membrana de Descemet: Es una membrana cuticular que une el estroma con la capa celular más profunda de la córnea. En contraposición con la membrana de Bowman, la membrana de Descernet se puede separar fácilmente del estroma y puede regenerarse con facilidad después de un trauma.
  • Endotelio: Es una capa de células cubiculares que cubre la membrana de Descemet. Estas células tienen una gran actividad metabólica y son las responsables de mantener la transparencia de la córnea. Para conseguir esta transparencia, el endotelio ha de conservar un balance de fluidos. De no ser así, el estroma corneal se hinchará debido al exceso y se perderá transparencia.
  • Nervios corneales: La córnea está ricamente inervada con nervios sensitivos. Estos derivan de los nervios ciliares, que son ramas terminales de la división oftálmica del 5o par craneal. Los nervios entran en la córnea por las capas estromales media y anterior y corren hacia delante en forma radial hacia el centro de la córnea.

Partes de la córnea

El limbo esclerocorneal: transición entre la córnea y la esclerótica

El limbo esclerocorneal, o limbo corneal, es el lugar de transición de la córnea a la esclerótica. Un anillo que rodea la córnea que la une con el tejido conjuntivo circundante. Las células madre que están contenidas en el limbo corneal son la fuente de las nuevas células epiteliales y aseguran la renovación constante de la córnea. A medida que estas nuevas células crecen en el limbo, van migrando desde la periferia hacia el centro de la córnea.

Síndrome de insuficiencia límbica

El síndrome de insuficiencia límbica se produce cuando deja de haber una fuente de nuevas células eÉste es sustituido por el epitelio conjuntival que habitualmente rodea a la córnea y que, en estos casos, se expande e “invade territorio”, aprovechando que el limbo deja de actuar como una barrera que inhibe el crecimiento de la conjuntiva.

Una visión nítida

La mácula es un área muy pequeña, situada en el centro de la retina, en donde se reúnen los rayos de luz enfocados por la córnea y el cristalino. Ella es la responsable de proporcionar una visión frontal nítida y rica en detalles que sirve, entre otras cosas, para poder leer y distinguir las caras de la gente.

Para que la imagen sea recibida por el ojo de forma nítida, los rayos de luz deben converger sobre la mácula. Los rayos que inciden frontalmente sobre el ojo son enfocados mediante el sistema de lentes, formado por córnea y cristalino del ojo. Cuando el objeto está cercano en el campo de visión, la luz incide desde diversos ángulos y el ojo debe adaptarse para que los rayos de luz no choquen en la periferia de la retina generando una imagen borrosa. Para evitar esto se inicia el reflejo de acomodación. El músculo ciliar se contrae para hacer más convexo el cristalino y acortar su distancia focal. La pupila también se contrae para evitar la divergencia de los rayos de luz. De esta manera se consigue un enfoque correcto en la mácula de la retina.

El astigmatismo

El astigmatismo es un defecto de refracción del ojo que se produce por una curvatura irregular de la córnea. Las personas con astigmatismo perciben imágenes deformadas y contornos poco claros. La córnea de una persona con astigmatismo está curvada de manera irregular y esto hace que los rayos de luz den lugar a dos, o más, puntos de enfoque. Es por esto que la persona con astigmatismo parece de una visión borrosa de los contornos y una visión alargada de los objetos. El sintagmático también puede llegar a experimentar fotofobia, dolor de cabeza o sensación de ardor en los ojos.

Más información sobre el astigmatismo en: Astigmatismo – información y consejos

Corrección del astigmatismo

Al igual que con el resto de las ametropías existen tres formas de compensar el defecto de refracción y conseguir una agudeza visual normal. Estas tres posibilidades son: las gafas graduadas, las lentes de contacto y la cirugía láser ocular.

El astigmatismo puede ser compensado de forma muy sencilla utilizando unas gafas con lentes cilíndricas o tóricas en caso de que también exista algún grado de miopía o hipermetropía.

 

Cirugía ocular refractiva con láser (LASIK)

En la actualidad se ofrece también una alternativa sin gafas: la cirugía ocular láser (LASIK). Es una cirugía ambulatoria que utiliza el láser para eliminar una porción de córnea y mejorar la forma en la que el ojo enfoca los rayos de luz hacia la retina. Sin embargo, el coste económico es bastante elevado y puede conllevar algún riesgo asociado.

Cirugía ocular láser

Enfermedades de la córnea: queratitis y queratocono

La queratitis es una inflamación (causada por bacterias, virus o hongos) que afecta a la córnea y, por regla general, deriva en una lesión. Suele causar un intenso dolor ocular, enrojecimiento del ojo, lagrimeo y fotofobia. En ocasiones pueden llegar a formarse úlceras que pueden llegar a ocasionar disminución en la agudeza visual por alteración en la transparencia. Son propensas a sufrir queratitis las personas que usan lentillas o las que sufren algún tipo de traumatismo que afecta a la superficie de la córnea.

El queratocono es una enfermedad ocular llamada que se caracteriza por un adelgazamiento progresivo de la córnea que termina deformándose adquiriendo una forma de cono. Como resultado de esta deformación irregular de la córnea, la agudeza visual se disminuye.

Vídeo sobre el queratocono

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies