Cataratas – información y consejos

¿Qué son las cataratas?

Una catarata es una opacidad, total o parcial, en el cristalino del ojo que termina por dificultar la visión. No se trata de ninguna enfermedad, sino de una condición asociado con el envejecimiento del ojo. Las cataratas son un problema natural que termina por afectar a prácticamente todo el mundo con el paso de los años.

El cristalino es normalmente transparente y actúa de manera similar a la lente de una cámara de fotos. Enfocando la luz a medida que los rayos pasan en su camino a la retina. Aproximadamente hasta los 45 años de edad el cristalino cuenta con un buen poder de acomodación. Esto permite que el cristalino enfoque sobre un objeto, ya sea que esté cerca o lejos. Pero a medida que una persona envejece, las proteínas en el cristalino comienzan a descomponerse. En consecuencia, el cristalino se va volviendo más y más opaco. Esta opacidad es lo que se llama catarata.

La mayor parte de las cataratas están relacionadas con el envejecimiento. Las cataratas son muy comunes en las personas mayores y afectan a buena parte de las personas en torno a los 75 años de edad.

Cataratas

Los síntomas de las cataratas

Las cataratas se desarrollan con mucha lentitud. Durante los primeros meses, e incluso años, del desarrollo de la catarata la persona no notará ninguna diferencia en su capacidad de visión. Ya que el cerebro es capaz de corregir la imagen sin que la persona note una desmejora. Por lo tanto, pueden pasar varios años hasta que la persona empiece a notar algún síntoma. Esto se asemeja al avance de la presbicia, ya que este defecto de refracción se va desarrollando también de forma ligeramente inadvertida a medida que los años van pasando.

En algunos casos, además del simple paso de los años, las cataratas pueden tener un origen congénito o relacionado con una enfermedad transmitida por la madre antes del nacimiento, como por ejemplo la rubeóla durante el embarazo. En estos casos de cataratas congénitas los síntomas pueden aparecer ya durante la infancia. Pero en la gran mayoría de los casos las cataratas aparecen asociadas al envejecimiento del ojo en personas mayores de 60 años.

Entre los síntomas más comunes asociados a las cataratas se pueden incluir:

  • Visión borrosa
  • Mala visión nocturna
  • Detellos y halos de luz. Aureolas alrededor de las luces.
  • Sensibilidad a la luz y deslumbramientos.
  • Menor contraste en los colores. Colores apagados y desvanecidos
  • Diplopía. Visión doble o imágenes múltiples en un ojo
  • Cambios frecuentes en la prescripción óptica

Todos estos síntomas también pueden pertenecer a otros problemas oculares. Es importante acudir a un oculista en caso de notar alguno de ellos para conocer la auténtica causa del problema.

Ojo con catarata

Síntomas de las cataratas – vídeo

Causas y factores de riesgo

Las cataratas suelen estar asociadas a la edad en la mayor parte de los casos y afectan a los mayores de 60 años, no obstante, existen algunos factores que pueden influir en la aparición de una catarata.

Entre los factores de riesgo encontramos:

  • Herencia: Si los padres de una persona tenían cataratas las posibilidades de que esta persona termine afectada son más altas.
  • Traumatismo externo: Una serie de golpes múltiples en el ojo puede terminar por causar cataratas.
  • Radiación ultravioleta: Un ojo expuesto de manera continuada a la luz ultravioleta tiene más probabilidades de desarrollar una catarata.
  • Radiación infrarroja: una exposición continuada a la radiación infrarroja puede derivar en la formación de una catarata.
  • Diabetes: Las personas diabéticas son más propensas a la aparición de cataratas.
  • Desnutrición: La desnutrición durante un período prolongado puede afectar a los procesos metabólicos del ojo y terminar propiciando la aparición de una catarata.
  • Inflamación: Una inflamación crónica dentro del ojo puede derivar en la formación de una catarata. Medicación: Algunos tratamientos médicos pueden hacer que una persona sea más propensa a las cataratas.
  • Enfermedades: Enfermedades como la rubéola durante el embarazo puede causar cataratas en el recién nacido.
  • Drogas.
  • Tabaco

Todos estos factores pueden tener influencia en la formación de cataratas, pero ninguno de ellos es una causa que desencadene necesariamente en una catarata. Simplemente puede aumentar la probabilidad de que ocurra.

A nivel molecular el procedimiento de aparición de una catarata se resume así:

El cristalino está bañado en su cara anterior por el humor acuoso y en su cara posterior por el humor vítreo. Está formado principalmente por agua y proteína, pero debido a que el cristalino no cuenta con capilares, para no interferir con su capacidad de refracción de la luz, es el humor acuoso el encargado de la nutrición y la eliminación de los productos metabólicos. Algunas alteraciones, como cambios en el estado de oxidación de estas proteínas o cambios en la osmolaridad del cristalino, pueden producir una perdida del estado nativo de las proteínas y producir una acumulación molecular.

Las cataratas son el resultado de estos cambios en la solubilidad de las proteinas del cristalino. Cuando estas proteínas se acumulan, el cristalino se nubla disminuyendo la cantidad de luz que llega a la retina. La opacidad que provoca esta acumulación puede llegar a ser tan severa que ocasiona una visión borrosa.

Etapas de una catarata

Las cataratas se van desarrollando lentamente durante un largo periodo de tiempo que puede abarcar varios años. Durante este proceso se pueden distinguir varias etapas:

Primera etapa: También se denomina catarata incipiente. Es el momento en el que la catarata comienza a formarse. Durante esta etapa apenas es percibida por la persona, ya que la agudeza visual y la calidad de la visión siguen siendo buenas.

Segunda etapa: La catarata avanza y se desarrolla hasta comenzar a experimentar una visión borrosa en la que se pierde contraste. Sin embargo, el cristalino no está todavía completamente tapado. Esta es la etapa en la que una cirugía correctiva es más sencilla.

Tercera etapa: También llamada catarata madura. El cristalino está completamente cubierto y tiene un aspecto gris y nublado. En esta etapa es importante corregir las cataratas mediante cirugía antes de que sea tarde.

Cuarta etapa: La etapa tardía de las cataratas. En esta etapa la persona está prácticamente ciega, es decir, la visión es prácticamente nula. Al mismo tiempo, la presión intraocular aumenta porque la acumulación sigue creciendo. Existe entonces un riesgo de glaucoma.

Hoy en día sabemos que una catarata sin tratar conduce casi siempre a la ceguera. La oftalmología moderna ha desarrollado métodos quirúrgicos prácticamente indoloros por los que las cataratas pueden ser eliminadas. Gracias a una lente artificial en el ojo la persona que padece cataratas ùede recuperar hasta el 90% de la visión.

¿Cómo diagnosticar unas cataratas?

Las cataratas únicamente se detectan a simple vista en una etapa avanzada. Pero un examen oftalmológico puede proporcionar mucho antes información para saber si existe una catarata en desarrollo. Por ello, es importante acudir con regularidad al oculista a medida que los años avanzan para prevenir desde un primer momento.

El proceso para un examen ocular comienza con la administrarán de gotas para dilatar la pupila. Luego, con la ayuda de una lámpara de hendidura, se examina el cristalino y se mide su capacidad de refracción.

Es recomendable que a partir de los 50 años se realicen exámenes cada dos años con el oculista. No únicamente para detectar una catarata incipiente, sino también para otro tipo de problemas de visión asociados a la edad como puede ser la presbicia.

Cirugía ocular para las cataratas

La cirugía ocular es el procedimiento estándar para la eliminación de las cataratas. Mediante la cirugía se retira la opacidad del cristalino y se sustituye por una lente artificial. La operación es una intervención rutinaria que se realiza con gran asiduidad. Normalmente se realiza de manera ambulatoria y la persona operada vuelve ese mismo día a casa.

¿Cuándo operar?

Como una catarata se desarrolla lentamente, existe una gran libertad a la hora de elegir el mejor momento para realizar una cirugía. Es importante poder elegir una fecha teniendo en cuenta que después de la operación se necesitará pasar unos días de reposo en los que es necesario estar atendido, ya que no se podrá ver por el ojo operado.

Una catarata puede ser operado en prácticamente cualquier ojo y cualquier momento. Incluso a los 90 años de edad con cataratas muy avanzadas es posible realizar una operación para mejorar las condiciones de visión.

Procedimiento de la operación

El procedimiento quirúrgico más utilizado para la extracción de las cataratas es la facoemulsificación. En el procedimiento, se realiza una pequeña incisión en el borde de la córnea para insertar un pequeño instrumento que utiliza ultrasonidos de alta frecuencia para romper el centro del cristalino opaco y succionar cuidadosamente hacia fuera. De esta manera, se elimina toda la opacidad del cristalino y será reemplazado por una lente intraocular (LIO) que puede ser de plástico, silicona o material acrílico. La nueva lente trasparente permitirá que la luz pase sin problemas a través de la retina y el ojo enfoque de manera adecuada.

Cirugía cataratas
En la mayor parte de las ocasiones la lente se coloca dentro del iris, es la llamada lente de cámara posterior. En caso de que la lente intraocular se sitúe delante del iris, se llamará lente de cámara anterior. Una vez colocada la lente, el cirujano cierra la incisión. A partir de ese momento la lente LIO pasa a ser permanentemente una parte del ojo.

Tipos de Lentes Intraoculares (LIO)

Existen dos tipos de lentes LIO:

  • Lentes LIO monofocales: Este tipo de lentes permite, además de corregir las cataratas, corregir algún defecto de refracción como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo. En estos casos, una vez operada la catarata se pueden necesitar también, de forma complementaría, unas gafas de lectura con lentes graduadas para corregir la presbicia.
  • Lentes LIO multifocales o progresivas: Funcionan de la misma manera que las lentes multifocales y progresivas que se utilizan en las gafas. Compensan las dioptrías necesarias para ver bien de lejos y cerca, corrigiendo la miopia, la hipermetropia y el astigmatismo y además la presbicia.

Las lentes intraoculares permanecen en el ojo durante toda la vida. Son raros los cambios de graduación que obliguen a retirar estas lentes. El único problema que a veces se puede producir es que a veces se necesite una capsulotomía posterior meses o años después de la operación.

El cristalino está recubierto por una membrana llamada cápsula. Durante la operación se retira el cristalino conservando la parte posterior de la capsula. Ya que así se mantiene la barrera natural entre los compartimentos del globo ocular y, además, la cápsula sirve de base para la lente intraocular.

La cápsula posterior es normalmente transparente. Sin embargo, con el paso del tiempo después de la cirugía la cápsula puede volverse opaca o arrugarse. Cuando esto ocurre la visión borrosa se hace borrosa como si se viera a través del cristal de unas gafas sucias. Algo muy similar a lo que ocurría con las cataratas. Es por eso que se precisa de una capsulotomía posterior para solucionar la situación.

Cuidados postoperatorios

Después de su cirugía existen una serie de cuidados y prevenciones que el paciente debe de seguir para que la recuperación se realice de la mejor manera posible. Es importante utilizar gotas prescritas por el oftalmólogo para hidratar el ojo y agilizar la curación. También se deben usar tapas protectoras para los ojos mientras se duerme y gafas de sol para salir a la calle y prevenir problemas derivados del impacto de la luz brillante en el ojo.

Durante la primera semana de la recuperación, se deben evitar actividades como el ejercicio o levantar objetos pesados. También se debe evitar posibles infecciones derivadas de la penetración de agua, polvo o suciedad en el ojo.

Vídeo sobre tratamiento de las cataratas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies