Acomodación – enfoque del ojo

¿Qué es la acomodación del ojo?

La capacidad del ojo para ofrecer una imagen nítida y enfocada a diferentes distancias de visión se denomina acomodación. El ojo humano es capaz de percibir de manera nítida objetos que se encuentran tanto a una distancia cercana como a una distancia lejana. Esto es posible gracias a que el sistema dióptrico del ojo no funciona de manera estática como lo hace una lupa, permitiendo únicamente ver bien a una distancia, sino que tiene una capacidad de adaptación que le permite enfocar a diferentes distancias.



¿Cómo se produce la acomodación o enfoque del ojo?

Durante el proceso de acomodación del ojo tienen lugar cambios dinámicos que alteran la curvatura del cristalino con el fin de producir un incremento o disminución del poder dióptrico del ojo, dependiendo de la distancia (lejos o cerca) a la que se encuentre el objeto a enfocar, para poder formar una imagen nítida del mismo en la retina. Para percibir una imagen nítida, los rayos de luz que penetran en el ojo deben enfocarse exactamente sobre la retina. Pero para que esto ocurra, tanto con los los rayos luminosos procedentes de objetos cercanos como con los procedentes de objetos lejanos, se precisa de la acomodación.

El mecanismo de la acomodación se fundamenta en la modificación de la curvatura del cristalino por medio del comportamiento del músculo ciliar. Cuando el músculo ciliar se contrae, el cristalino se vuelve más esférico y aumenta su poder de refracción, lo que permite enfocar la luz procedente de objetos cercanos. Cuando el músculo ciliar se relaja, el cristalino se vuelve menos esférico, disminuyendo su poder de refracción, permitiendo así enfocar objetos lejanos.

El cristalino: una lente moldeable

El cristalino es una lente biconvexa, elástica y transparente que se sitúa detrás del iris dividiendo el globo ocular en dos compartimentos: uno anterior que contiene el humor acuoso y otro posterior que contiene el humor vítreo. El material del que se compone el cristalino es blando, moldeable y está contenido en una cápsula elástica.

Esta lente, el cristalino, está sujeta por sus bordes al llamado músculo ciliar por medio de una serie de ligamentos. Con la ayuda de este músculo, la lente puede cambiar su forma para adaptarse a la distancia de los diferentes objetos a mirar. Su forma natural tiende a ser redondeada, pero debido a la actuación del músculo ciliar, durante el proceso de acomodación, su curvatura varía para adaptarse a la distancia a la que se encuentran los objetos a mirar.

La acomodación del cristalino.

El cristalino presenta una estructura maleable y además es elástico. La posición del cristalino se mantiene por un sistema formado por los ligamentos suspensorios y el músculo ciliar.

Cuando el músculo ciliar se relaja, los ligamentos se contraen y el cristalino aplana su forma. Es en este caso cuando:

  • Los rayos de luz paralelos provenientes de una distancia de más de 6 m se enfocan correctamente.
  • Los rayos de luz divergentes provenientes de una distancia menor a 6 m no se enfocan.

Cuando el músculo ciliar se contrae, los ligamentos se relajan y el cristalino adopta una forma más esférico:

  • Los rayos divergentes se enfocan correctamente.

Este proceso es el denominado proceso de acomodación, y al punto más próximo desde el cual el ojo puede enfocar nítidamente mediante este proceso se le denomina punto próximo, o cercano, de visión. Por el contrario, al punto más lejano hasta e cual el ojo puede enfocar nítidamente se le denomina punto remoto de visión.

Acomodación cristalino

La amplitud de acomodación

Un ojo sano y normal puede enfocar en la retina objetos situados en el infinito sin necesidad de acomodación. Se llama punto remoto, o punto lejano, la distancia máxima a la que puede estar situado un objeto para que una persona lo distinga claramente. En un ojo normal el punto remoto está en el infinito, pero en las personas con alguna ametropía esto cambia.

En contraposición con el punto remoto, el punto próximo,o punto cercano, es la distancia a la que el ojo puede formar una imágen nítida sin necesidad de acomodación.

Pongamos el ejemplo de una persona miopía que tenga el punto remoto a dos metros:

  • Verá borroso todo lo que esté en su campo de visión a más de 2 m
  • Verá de forma nítida sin necesidad de acomodación todo lo que esté a exactamente 2 m
  • Verá de forma nítida gracias a la acomodación todo lo que esté a menos de 2 m

Se llama amplitud de acomodación, o rango máximo de acomodación, a la diferencia, expresada en dioptrías, entre el punto más alejado y el punto más cercano al que el ojo puede formar una imagen nítida. Es decir, la distancia en dioptrías que existe entre el punto remoto y el punto próximo de visión.

Si el punto remoto de visión esta localizado en el infinito, 0 dioptrías, la amplitud de acomodación será igual al punto cercano. De esta manera podemos decir que la amplitud de acomodación es la máxima capacidad, medida en dioptrías, que tiene el ojo para poder enfocar su cristalino.

Pérdida de capacidad de acomodación con la edad

Podemos decir que en un ojo sano existe una relación lineal e inversamente proporcional entre la amplitud de acomodación y la edad. Es decir, que con el paso de los años las personas van perdiendo capacidad de acomodación de manera natual.
Pérdida de acomodación según la edad
En los años de juventud la amplitud de acomodación del ojo está en torno a las 14 dioptrías, esto quiere decir que se pueden enfocar objetos hasta los 7 cm del ojo. Llegados a una edad en torno a los 35 años las dioptrías se reducen a 7, enfocando bien a 14 cm del ojo. A los 45 el número de dioptrías se sitúa en torno a las 25 dioptrías, enfocando bien a 25 cm y ya llegados a los 60 años la capacidad de acomodación estará en 1 dioptría, no pudiendo enfocar bien a menos de 1 m.

Presbicia

La presbicia, conocida comúnmente como vista cansada, consiste en una dificultad para ver de cerca. Este deterioro de la visión de cerca esta asociado a la edad y la pérdida de capacidad de acomodación del ojo. La vista cansada comienza a manifestarse en torno a los 40 años de edad y prácticamente podemos decir que el 100% de las personas con más de 50 años tiene presbicia.
Presbicia
Las dificultades para ver de cerca se manifiestan especialmente a la hora de realizar actividades como leer, escribir o coser. Es muy común asociar a la presbicia con la imagen de una persona estirando el brazo para alejar un libro, revista o papel para poder así leer lo que pone. Es por ello que a la presbicia se la conoce también como el “síndrome de los brazos largos”.

Podemos decir que la presbicia es un defecto refractivo en el que la capacidad de enfoque, acomodación, del ojo resulta insuficiente para realizar cualquier actividad que requiera una visión de cerca. La causa de este problema de enfoque tiene que ver con la pérdida de elasticidad del cristalino. En uno emétrope, sin defectos de refracción, la elasticidad del cristalino le permite adaptarse para enfocar a diferentes distancias. Con el paso del tiempo, esta lente que es el cristalino se va endureciendo. Esa pérdida de elasticidad hace que el puto de enfoque cercano se vaya alejando progresivamente a medida que pasan los años.

Hay que señalar que la presbicia no es una enfermedad, sino un proceso fisiológico natural asociado a la edad que afecta al 100% de las personas. Los cambios que se van desarrollando con el paso de los años reducen de modo progresivo e irreversible el poder de acomodación del ojo.

¿Presbicia y miopía se contrarrestan?

Aunque miopía y presbicia parezcan ametropías completamente opuestas y excluyentes no es así. La miopía no evita que con el paso de los años se termine teniendo también presbicia. Estos dos defectos de refracción no son mutuamente excluyentes, ya que las causas de cada uno de ellos son muy diferentes. Así que, podemos decir que las personas con miopía terminarán teniendo también presbicia cuando empiecen a superar los 40 años.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies